15.5.13

La espontaneidad de los niños

Vía Mer Mag

¡Nos encantan los niños! Por su inocencia, ternura, sinceridad, frescura, ...y un etc larguísimo. Pero personalmente si tuviera que escoger un motivo por el que me encantan, sería por ¡¡su espontaneidad!!

Esa espontaneidad que se pierde con los años, ¡que pena! ¿Y porqué? Pues nuestro cerebro es el responsable: A medida que crecemos el cerebro madura con nosotros... y hay una parte, la frontal, que se encarga de nuestra personalidad y actitud, nos ayuda a razonar, organizar y planificar, dirigirnos hacia la metas... y también inhibir ciertas conductas en determinados momentos. Y es justamente esta parte frontal la última en desarrollarse, por eso los niños son tan espontáneos, porque no tienen ese control cerebral, ese "director de orquestra" que ¡les inhiba ciertos comentarios! Todo lo que les pasa por la cabeza... ¡pumba, lo sueltan! Y esta desinhibición ¡es fantástica!

Dejemos que nuestros peques nos enseñen las pequeñeces de la vida... porque nosotros, los adultos estamos demasiado "inhibidos" y “controlados” para fijarnos en ellas. ¡Así que observemos y aprendamos!

Para ello, es muy importante dejar que los niños se aburran para fomentar su creatividad. ¡Si si aburrimiento! Leímos este artículo que nos pareció interesantísimo, dónde hablaba precisamente de esto tema.

Aunque parezca algo negativo que hay que evitar, ¡no tiene porque serlo! Es decir, si tenemos a nuestro hijo todo el día entretenido con extraescolares, juegos dirigidos y televisión, no le dejamos tiempo para que se aburra, para que sea espontáneo y creativo. Y esto para mi es un error.

No les marquemos el paso a paso de todo su camino, dejemos que ellos escojan, jueguen y actúen en libertad. Rodeemosle de juegos que les hagan jugar activamente, cuanto más sencillos mejor (como ya comentamos aquí). Porque su espontaneidad hará que nos sorprendan construyendo una torre dónde nosotros sólo vemos ¡tapones de agua!

A mi me encanta, dejarles con algunos objetos con poca relación entre ellos, y ver cómo empiezan a imaginar, a crear historias y a pasárselo súper bien! Y ¡¡todo gracias a la espontaneidad!!

Sentaros con vuestro peque en silencio, observando como lo mira y lo comenta todo... ¡Cómo juega! O escuchar una conversación de él con un amiguito... ¡¡es magnífico!! Esa naturalidad en sus frases y sus gestos... ¡no tiene precio!
 
¿Os imagináis un día siendo espontáneos como un niño? ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada