27.5.16

Cocinar, comer y viajar ¡sin gluten!


Vía Waldopizzals


¡Hoy volvemos al blog porque hemos preparado un post muy especial! yuhuuuu! :)

1 de cada 100 niños que nacen en España son Celíacos o presentan alguna sensibilidad al gluten. De ahí que, con motivo del Día Nacional del Celíaco, nuestra colaboradora Sandra os ha preparado una recopilación de apps y webs para comerse el mundo “sin gluten”. 


Seguro que si te paras pensar, caes en la cuenta de que conoces a alguien que sigue una dieta libre de gluten. Por prescripción médica o como estilo de vida, miles de españoles han eliminado radicalmente de sus vidas el gluten. 

En los niños es más sencillo diagnosticar la celiaquía, especialmente, en la fase de introducción de alimentos. Vómitos, diarreas, náuseas, astenia, irritabilidad… son los síntomas más comunes. No obstante, gracias a los avances que se han producido en los métodos diagnósticos y, sobre todo, al mayor conocimiento de las múltiples manifestaciones de esta enfermedad (que no es únicamente digestiva) el número de celíacos está creciendo a un ritmo del 15% anual. 


Los celíacos no son bichos raros ni tiquismiquis sino enfermos. Todos y cada uno de ellos recuerdan el día que les diagnosticaron la enfermedad. Ese día empezaron escribir, sin querer, las memorias de las aventuras de un celíaco. Y es que no es nada fácil convivir con normalidad. ¡Hay gluten hasta en los embutidos! 

Otra gran aventura es comer fuera de casa o viajar. Ya es complejo salir con niños, imagínate con el plus de celiaquía. Porque no solo es suficiente que el menú sea sin gluten, sino que debe ser apto para celíacos. Eso quiere decir que los establecimientos han de cumplir los protocolos de higiene. Para un celíaco, de poco le sirve ofertar un menú sin gluten, si luego se manipula o fríe en los mismos utensilios o cacharros que el resto de alimentos. 


Aquí os compartimos algunas iniciativas gluten-free creadas por y para celíacos: 

vía Celiaquines



¡Mamá, quiero pizza y bizcocho (sin gluten)!

CELIAQUINES: recetas de una mami gluten-free

Raquel, mamá de 2 niños celíacos, es el alma mater del blog. Una iniciativa que surgió del empeño personal en que sus hijos pudieran comer lo mismo que el resto de los niños. Ya sabéis lo que se dice… ¡A un niño no se le puede negar un dulce! De ahí que en su blog puedas encontrar un sin fin de recetas, fáciles de ejecutar, pero en versión “sin gluten”. Pizzas, bizcochos, pan y rosquillas son las recetas que más éxito han tenido. ¡Un sí a los caprichos libres de gluten!

vía Celicity


¡Camarero, una de gluten-free!

CELICITY: la red social para celíacos 

Mariano, José Luís, Joan y Jesús, celíacos o maridos y/o papas de celíacos, fundaron CeliCity con la premisa de mejorar la calidad de vida de los celíacos y/o personas que necesitan seguir una dieta sin gluten. Su primera iniciativa social ha sido Celicity App, disponible para iOS y Android, destacada como la mayor red social para celíacos de nuestro país. Una de las mejores apps gratuita para descubrir, compartir y valorar lugares con una oferta libre de gluten. Por geolocalización el usuario puede descubrir qué restaurantes o comercios sin gluten se encuentran a su alrededor. Más de 2000 establecimientos de 25 países diferentes. Su plus, además de la internacionalidad, es que puedes ver las opiniones que han dejado otros usuarios. 


¡Destinos libres de gluten!

DESTINOS SIN GLUTEN: agencia de viajes para familias celíacos

Papás de niños celiacos en su luchar por la normalidad decidieron crear Destinos Sin Gluten, una agencia especializada en la organización de viajes para familias con miembros celíacos. Lo mejor de ellos, es que conocen por experiencia propia los requisitos que debe tener un destino en función de las edades de los niños. Un niño celíaco de 2 años no tiene las mismas necesidades “alimenticias” que uno de 15. Ellos están dispuestos a ser unos excelentes compañeros de viaje libres de gluten. 

¡Esperemos que os haya gustado el post y sirva de ayuda a muchos celíacos!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada