13.2.13

¡Hansel juega como si estuviera en el Far West!


¿Vuestros peques juegan a ser mamá y le dan de comer a su muñeca? 

¿Juegan como si fueran bomberos que apagan fuegos? 

¿Os cogen el móvil y hacen ver que hablan con la abuela?


¡Todos estos juegos son ejemplos de juego simbólico! Vamos a explicarlo un poquito…

Antes de los 2 añitos, el lenguaje es pobre, los niños hacen juego sensorio-motor, es decir de manipulación y toqueteo de objetos, de repetir acciones que acaban de ver y también de buscar causa-efecto. ¿Cuántas veces hemos visto que nuestro hijo tira objetos sentado desde la trona? Aunque a nosotros nos parezca que lo haga para fastidiarnos…está probando cosas nuevas y comprobando que pasa cuando se cae, busca el efecto que produce tirarlo.

Pero ya alrededor de los 2 añitos empezará a experimentar con el juego simbólico, primero de manera sencilla e individual e irá evolucionando hacia los 3-4 añitos a un juego más complejo y colectivo. Éste, es un hito difícil de alcanzar para los niños con Trastornos del espectro Autista, y si lo tienen suele ser pobre.


El juego simbólico…
  • Favorece la comprensión y la asimilación del entorno. Los peques van imitando el mundo real, crean representaciones mentales de escenas que han ido viendo. Expresan y representan lo que les inquieta o les gusta, diferencian lo que está bien y lo que está mal. En definitiva, van adaptando el mundo a su medida. 
  • Además estimula el lenguaje y favorece la socialización ¿Jugamos a que yo soy el profe y tu escribes? ¿Hacemos como si esto fuera un coche y yo conduzco? 
  • Nuestros hijos están aprendiendo que no todos vemos el mundo de la misma forma y por tanto empatizan con las emociones y pensamientos de los otros. Por ejemplo, si dos niñas juegan a hacer de mamá e hija y la que hace de hija hace ver que se porta mal, la “mamá” se enfadará y reconocerá esa misma situación en su vida real. 
  • Implica también aprender que las cosas siguen existiendo aunque no las veamos… se esconden o esconden sus juguetes ¡ Y esto al principio es súper divertido de hacer! ;)

Muchos psicólogos y neuropsicólogos mediante la observación del juego simbólico, valoramos el desarrollo cognitivo del niño. Y así nos hacemos una idea de su nivel de pensamiento simbólico, ya que este tipo de razonamiento es la base para preescolar.

Ya sabéis mamás y papás a fomentar el juego simbólico, ¿Jugamos como si yo fuera…?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada